jueves, 18 de abril de 2013

Preparan robot Tláloc II-TC para explorar Teotihuacán

INAH

Desde este lunes, el robot Tláloc II-TC del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) explorará los últimos 40 metros de un túnel por debajo de la pirámide de Quetzalcoátl, donde se espera encontrar nuevos hallazgos prehispánicos que arrojen mayores datos sobre esta antigua cultura.

El arqueólogo, Sergio Gómez Chávez y el ingeniero, Hugo Armando Guerra Calva presentaron, al pie del túnel teotihuacano, el carro-robot que cuenta con dos aparatos.


“A diferencia del primer robot que se utilizó, el Tlaloque I, para explorar el túnel, este nuevo dispositivo es inalámbrico y cuenta con extensiones o brazos para librar cualquier tipo de obstáculos. Son diferentes características porque el un solo robot están conjuntados tres mecanismos”, dijo Guerra Calva.

El primer mecanismo mide con sus brazos extendidos 48 centímetros por 80 de ancho y pesa 25 kilos. Cuenta con un escáner que generará un mapa detallado del lugar de manera tridimensional y esta elaborado librar obstáculos. El segundo mecanismo, que va encima del primero, es un robot “insecto” y que de manera independiente puede desprenderse para caminar como insecto y está equipado con una cámara infrarroja y podrá hacer una exploración más minuciosa. El tercer pequeño robot es de cuatro hélices que le permiten mantenerse suspendido en el aire y tomar imágenes con cámaras de video.

Armando Guerra señaló que los dos primeros dispositivos serán ingresados el próximo lunes al túnel, pero el tercero, por las condiciones del lugar, no será introducido, solo servirá para hacer trabajo en el exterior.

“La combinación de los dos robots es fundamental, el poder grabar una imagen y tener el escáner es vital. Con esto podemos vislumbrar la forma del túnel, su irregularidad o si hay algún deslave. Lo principal que se tomo en cuenta para elaborar el robot fue que el terreno es demasiado irregular, el cable lo quitamos porque nos restringía la movilidad y lo hicimos robusto para que tenga tracción y fuerza para que supere cualquier obstáculo”.

Sergio Gómez abundo que el robot hará el reconocimiento físico visual del último tramo del túnel, y a partir de ahí se verán las condiciones y estabilidad del sitio. Una vez realizado esto, los arqueólogos diseñarán la mejor estrategia para explorar el tramo y poder retirar la cantidad de material que se encuentra para llegar a la cámara final.

INAH

Asimismo, el arqueólogo dio a conocer el hallazgo una ofrenda con dos petates, con los que suman cuatro los encontrados con una conservación excepcional; además de fragmentos de otros tres petates.

Apuntó que estos dos nuevos petates fueron localizados a la altura del metro 31 del túnel, acompañado de gran cantidad de objetos y vasijas. Los dos petates son circulares y miden 30 centímetros de diámetro. Antes, los arqueólogos, habían encontrado dos petates cuadrangulares, en el metro 52 del túnel.

“Los petates son de un tejido muy fino trabajados en una tela delicada, su manufactura excepcional, su estado de conservación es extraordinario propiciado por la humedad del lugar, datan de inicio de nuestra era”.

El túnel fue descubierto en 2003, cuando se formó una oquedad provocada por las lluvias, justo frente a la pirámide de la Serpiente Emplumada. Fue hace casi dos años cuando los arqueólogos localizaron la entrada del túnel a 12 metros de profundidad.

Redacción--alfa diario.net

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

*Para evitar que el sistema tome algunos comentarios como spam, sugerimos conectarse o colocar un Nombre

*Los comentarios expresados por los lectores. No representan necesariamente la opinión de Toluca Noticias.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Libros:

G+